23/2/13

Uno menos

En mayo de 1808 España se encontraba invadida por los franceses, que saqueaban España miserablemente. De Sevilla llegaron a llevarse cerca de 1000 obras de arte, que eran acumuladas en el Alcázar antes de partir para Madrid y, de ahí, al Louvre de París. Debido a la invasión francesa, y a la posterior "invasión" o "ayuda" inglesa para deshacernos de Napoleón, miles de cuadros y obras de arte españolas terminaron dispersas por los mejores museos del mundo y las grandes colecciones privadas, es decir, esos cuadros para deleite de una minoría privilegiada.

Que Londres ha saqueado y rapiñado no es ningún secreto. Es algo que también hizo España cuando tuvo ocasión, pero quizás sean cosas diferentes. Los españoles en América rapiñábamos mano de obra, oro, productos comestibles, etcétera. Cosas útiles. Los ingleses rapiñaban el patrimonio cultural de los pueblos para hacerse la paja mental en su metrópolis. Y también cosas útiles, pero eso por otra parte.

Creo que una de las grandes ventajas que ha tenido el Imperio Británico sobre los demás imperios es que su desarrollo económico ha podido centrarse muy fácilmente en una ciudad. Lo primordial era el desarrollo y poderío de Londres, escaparate de Inglaterra hacia el mundo, la joya del Támesis, a escasas lenguas del Continente. En España, en cambio, el desarrollo económico se centraba en Sevilla, Cádiz y Barcelona y en Madrid estaba el poder político y había colonias, como la Nueva España (México y la mitad de Norteamérica), que por entregar a España sólo el quinto real (el 20%) terminaron siendo más ricas que España. Con todo y con eso el balance ha sido relativamente positivo para nosotros los hispanos, ya que el Imperio Británico sólo pudo mantenerse 100 años (no cuento los islotes) y el Español 500.

Pero ese no es el tema que nos ocupa. Resulta que España tiene a los Velázquez en Londres, para que de vez en cuando alguna feminista les pegue con un piolet, y la privatización extrema de las islas británicas ha llevado a que el símbolo de la National Gallery, el Niño con la Paloma de Picasso, sea adquirido por un particular y en breve vaya a partir hacia Catar. Jejejeje, van a perder una joya de la Corona. Espero que se continúe por estas lides y los británicos sepan lo que es un expolio, como lo han sabido los demás antes que ellos, y eso les baje un poco los humos, que los tienen algo subiditos.

5/2/13

CARTA ABIERTA A PEDRO GARCÍA AGUADO

Hoy estaba en casa de unos amigos y entró una chica diciendo que había visto en la serie hermano mayor como a un chaval que trataba mal a sus padres le tatuaban en el brazo la palabra "dolor". También contaba como a una chica se la llevaron a cenar a un sitio sin saber ella a qué tipo de sitio iba, por lo que iba vestida normal, y se sentaron la sentaron en una mesa de un restaurante de lujo con cuatro pijas que no paraban de humillarla y de reírse de ella por cómo iba vestida o porque no sabía usar todos los cubiertos del amplio surtido. La chica que nos lo contaba dijo que en su vida había visto el programa, que era la primera vez y que estaba indignada por ese comportamiento por parte del programa.

Una de las personas a las que le contaron la historia dijo que esos métodos en verdad funcionaban y que le gustaba el programa y que quería verlo. Entonces pusieron la cadena Siete. En una de esas se acercó a una niña que le pegaba a sus abuelos y le quitó el móvil y le criticó por pintarse las uñas y no tener trabajo, y le dijo que tenía obsesión por su imagen.

Sinceramente, no se por dónde empezar a criticar esta mierda.

En primer lugar decían que ese hombre, el "hermano mayor", era un hombre que estuvo metido en las drogas y que salió de ahí y ahora daba consejos a la gente.

Empiezo.

En primer lugar la cadena Siete pertenece a la cadena Telecinco, que está dirigida en última instancia por un mafioso italiano llamado Berlusconi. Me gustaría saber qué clase de ralea asquerosa quiere dar enseñanzas morales en semejante pupitre repugnante.

En segundo lugar Telecinco se ha caracterizado siempre por la Telebasura, con mayúsculas, despertando el interés social en líos de faldas de un puñado de nulidades y de personas carentes de ejemplo mientras en España desmontaban el Estado del Bienestar.

En tercer lugar no se que autoridad tiene un inepto mediático para decirle a la gente cómo se tiene que comportar. Ese pedazo de sujeto probablemente se pone la ropa que le regala el puto Corte Inglés para luego lucirla en la pantalla y generar la necesidad consumista en millones de personas. No se cómo no se le cae la cara de vergüenza de reñir a una persona que se está pintando las uñas de obsesión por su imagen si seguramente la ropa y el reloj que lleva ese pedazo de sujeto vale 800 euros y se ha pasado más tiempo en el gimnasio que el puto Stallone, eso sí, con un resultado mucho menos satisfactorio.

En cuarto lugar no se qué mierdas tiene que ver que una persona no tenga trabajo con su obsesión por la imagen y conque pegue a sus abuelos. Supongo que ese hombre relaciona la jodida velocidad con el tocino ante el aplauso de una sociedad inculta. Ese hombre no tiene autoridad para decirle a nadie que se busque un trabajo cuando su trabajo es ser un buscamierdas para aburrir a putas, muchas veces sin obtener resultado alguno, ya que el programa a veces acaba con un notorio fracaso pedagógico. 

En quinto lugar no se dónde ha estudiado ese hombre pedagogía o lo que sea necesario para orientar a alguien. Hay gente estudiando carreras de 5 años, másteres y con preparación seria para realizar ese trabajo. Ni universidad de la vida ni leches, la educación de los chavales en esos términos no tiene que estar en manos de cualquier listo que pase por la calle, sino de personas formadas. Ese tío no tiene autoridad para nada. Salió de la droga y consiguió medallas olímpicas... ¿y eso le da autoridad para actuar así?. No me parece un ejemplo de persona, igual lo es para sus hijos, si es que los tiene y por desgracia sus genes se han perpetuado. Pero yo acepto mejor los consejos de un pedagogo experto o de una buena persona o de quien sea antes que de él. Será que no se lo que es la vida, pero prefiero no saberlo si el saberlo me va a llevar a ser tan gilipollas como la gente que ve ese programa.

En sexto lugar, creo que tatuar a un joven la palabra dolor es completamente antipedagógico y se hace exclusivamente buscando el morbo de la audiencia, para luego ingresar más dinero por publicidad y dar de comer a este pedazo de sujeto. No creo que el fin justifique los medios, porque con ese pensamiento simplemente te quedas en los medios y nunca alcanzas el fin. Ese hombre no es Rudolf Steiner, ni Alexander Shuterland Neill, ni Ferrer i Guardia, ni Paulo Freire, es un vendemorbos. Un presentador de televisión con humos al que alguien le ha llamado educador y se lo habrá terminado creyendo para poder dormir por las noches en su piso de 40 millones de pesetas.

Pedro García Aguado, me das asco. Asco, ¿entiendes?. Me das ASCO. Y tu audiencia me da pena. Me da pena lo que le haces a la gente. Hazle un favor a la humanidad, coge tu mierda y lárgate a una isla y que nadie te vea más. Porque eres un fracasado. Puede que arreglaras tu vida un tiempo dejando tus problemas personales, pero la has vuelto a cagar con el programa. Y cómo la has cagado. Muchísimo. 

Por favor, si te queda un mínimo de vergüenza y dignidad vete. No salgas más en la tele, deja a tu familia y no hables más con nadie hasta que no se te caigan lagrimones como puños por lo que estás haciendo. Me das auténtico asco. Eres un puto sádico. Y te lo diría a la cara aunque se que tú me partirías la mía por decírtelo porque seguro que si has llegado a ese nivel de telebasura repugnante es porque no tienes el mínimo sentido de autocrítica. Creo que ese niño que le pega a su abuela es un cabrón, y quizás por ser tan cabrón el destino le ha hecho conocerte a tí. No eres una señal positiva del destino de esa persona, eres el decimonoveno charco de aceite negro y repugnante que se va a encontrar en su vida porque no tienes principios.


En serio, te has convertido de la noche a la mañana en la persona que más asco me da del mundo. Qué asco me das.

Retiro lo dicho, no eres un sádico, hasta los sádicos tienen sentimientos.

En serio, vete, vete y vuelve llorando, porque a ti te hace falta. No salgas por televisión nunca más. Nisiquiera para disculparte. Nisiquiera para intentar enmendar las cosas. Porque no creo que tengas agallas ni para hacer eso, porque eres un fracasado. Fracasaste una vez, saliste del hoyo y te has metido tú solito en uno más profundo, y esta vez no le puedes echar la culpa a la inexperiencia, nisiquiera a tí mismo, ni a la vida que viviste, porque esto último que has hecho no tiene culpables, esto último que has hecho lo has hecho tú, en presente, y con conocimiento de causa, porque eres malo. Y eso no se cura ni se disculpa. Eres malo.

Las medallas de oro que tienes, dáselas a Cáritas antes de irte, porque esos premios son a la superación personal, y tú no te has superado. Eres una decepción tras otra. Lo creo firmemente. Por favor, cuando te vayas deja las medallas en tu cuarto antes de marcharte a pensar en la horrible persona que eres.

¿Y sabes qué es más curioso? Que estoy seguro, convencido, de que no soy el primero que lo piensa. Estoy convencido de que gente que te conoce piensa exactamente lo mismo que yo, pero son tan cobardes que nunca te lo van a decir. Igual alguna madre te lo ha dicho alguna vez y tú te has limpiado el culo con su carta o directamente Telecinco la interceptó para que no la leyeras. Porque siendo tan fracaso es imposible que yo sea el único que se haya dado cuenta de las cosas que te estoy diciendo. Y si esa es la parte hipócrita y cínica que dejas ver de ti en una televisión ante millones de personas, joder tío, joder tío, en persona tienes que ser un falso y una persona que da grima tener cerca.

Por favor, cuando te vayas, nisiquiera adoptes un perro. No estoy exagerando. Seguro que lo vas a hacer desgraciado o, al menos, más desgraciado que lo que sería con otra persona, porque si eres así en televisión con gente que no conoces, joder macho... joder macho... tenerte cerca tiene que ser horrible. La energía que tú desprendes tiene que ser como un tufo de grima.

Si vas a ser así al menos se así en privado tío. No salgas aireando tus miserias en televisión... Por favor. Vete ya.

Es que vives de hacer este mundo un lugar peor... Es horrible. Y seguramente pondrás de escusa que aquel niño trataba mal a sus padres, que el otro trataba mal a su abuelo... poner eso de excusa... es que es como si buscaras razones para ser así de espantoso. Es peor aún que si lo hicieras gratuitamente. Porque si lo hicieras sin motivo al menos podrían responderte, pero aprovechas esas circunstancias para ser así... Es tan... desagradable ser tú.

Vete, por favor, vete. Vete fracasado.


23/12/12

Willy Fog apostador

Los católicos consideran que la vida es un elemento importante, pero que sólo viene establecido por el propio individuo o su estado con Dios. Una persona puede ser mala pero arrepentirse y pasar a ser buena. Además, la vida es un estado estoico, de modo que puedes pasarla completamente en un monasterio plantando rábanos y bebiendo cerveza y vas a ir al cielo.
 
Aparte, existe un señor en Roma que dice cómo tienen que ser más o menos las cosas y dentro de ese marco te lo puedes tomar como quieras.
 
Los protestantes consideran que la vida es un cronómetro establecido, que tienes un tiempo de vida en la tierra y que incluso tu forma de ser es parte de tu personalidad, es decir, existen ganadores y perdedores natos. La vida no es un estado estoico o, al menos, no tiene por qué serlo, sino lo que el hombre hace de ella y, a su vez, el hombre está determinado y el arrepentimiento es anecdótico. No te puedes tomar la vida como quieras, existe una Biblia y punto, y esa Biblia no te da marcos, sino un concepto de cristiano que según el culto protestante puede ser H o B.
 
Para un católico una impuntualidad sólo es una orientación para estar en sitios, pero para un protestante una impuntualidad te resta valor como persona, ya que un ganador no es impuntual. Para más calamidad el protestante considera que su vida está establecida con minutos y segundos y necesita el tiempo que tú le estás quitando. ¡Eres un ladrón de tiempo!.
 
Para un católico una persona impuntual no te está robando tiempo de tu vida, porque nadie sabe cuánto tiempo va a vivir, como mucho una persona imputual lo que hace es tocarte los cojones si no te has traido un MP3 o un libro o si había que llegar a un sitio que va a cerrar.
 
Para un protestante llegar tarde a una conferencia es de perdedor, para un católico llegar tarde a una conferencia es perderte el principio de la conferencia y santas pascuas, ya que no has cometido ningún pecado que el Papa diga que no se puede hacer. Para un católico el mal sólo empieza si llegas tarde a la conferencia y te pones a robar carteras, porque estás robando.
 
Cuando llegas tarde a una cita y la persona te espera tomándose una cerveza es habitual que ni te lo echen en cara, ¿por qué? ¿porque somos tontos? No, porque somos españoles, porque somos de tradición católica y durante siglos no hemos considerado tan importante eso.
 
De otro lado, está el asunto del estrés. Vivir pegado a un reloj aumenta tu estrés y el estrés quita más minutos de vida que 5 minutos de retraso. La mala atmósfera de trabajo que se genera por culpar a alguien de que ha llegado tarde es más perjudicial que el retraso en sí. En resumen, hacerte un maniático de la puntualidad no es beneficioso para nadie, salvo para el ego del "ganador nato", del "responsable nato", del "cumplidor nato".
 
En Inglaterra, país protestante, existe una frase que ha llegado algo tergiversada en todos sus aspectos al extranjero. La famosa "puntualidad inglesa", que es uno de los mayores mitos culturales de la Historia. En Londres la gente sólo es puntual porque viven en un capitalismo salvaje de autoexigencia máxima (tienes que ser un ganador nato, ¿recuerdas?), y ese modelo es nocivo para las personas.
 
La puntualidad es en un 90% un producto de la sociedad industrial. Cuando estamos en el campo, trabajando para plantar arándanos, no importa si Juan llega 15 minutos tarde, los rábanos siguen ahí y, en unas malas, Carlos puede sustituirle esos 15 minutos. Pero si estás en una cadena de montaje no te puedes retrasar, porque la pieza A sólo se puede montar si está a tiempo la pieza B, y si no está la pieza A se retrasa toda la cadena de montaje. Es necesario una bocina para que cien trabajadores entren al unísono en la fábrica y se ponga la industria a trabajar. Sin embargo, las cadenas de montaje, los trabajos que requieren de una puntualidad absoluta, son perniciosos e improductivos, ya que alienan al trabajador y le convierten en una pieza más de una máquina que produce bienes de manera irracional. Y cuando hay exceso de esos bienes, los precios descienden y se genera una crisis económica que hace que te despidan.
 
Pero, incluso siendo Inglaterra la patria de las fábricas y la sociedad industrial, la puntualidad inglesa sigue siendo un mito. La "puntualidad inglesa" fue una broma, de "humor inglés", generada para aludir a los constantes retrasos de los medios de transporte británicos. Los trenes ingleses no eran puntuales, eran mieLda, y siempre llegaban tarde los envíos y los viajes. Cuando un viajero esperaba el tren, siempre tenía que esperar más de lo establecido en el horario.
 
Sin embargo, hoy, que Londres es un ejemplo de la autoexigencia máxima sí que es normal que se anteponga la puntualidad a todo, pero no tiene nada que ver con el dicho de la "puntualidad inglesa". Si tu jefe en Londres te riñe por llegar 2 minutos tarde no es por la "puntualidad inglesa", sino porque quieren que seas un "ganador nato" y no les robes su tiempo. No es que los ingleses tengan en el ADN la puntualidad o que su cultura consista en eso, se trata de su moral protestante y de su capitalismo salvaje.
 
¿Significa esto que, hoy, en el liberalismo salvaje británico, Inglaterra es puntual? No. Los trenes siguen llegando tarde, los aviones siguen llegando tarde, las blackberrys anuncian de que tal o cual llega 10 minutos tarde y el metro, si hay hojas secas en la vía, va a llegar tarde también. Sus trenes publican buenos horarios, pero un tren cancelado no cuenta como retraso y una nevada puede hacer que te bajen del metro y te monten en un autobús. Inglaterra sigue funcionando casi igual de mal que cuando se inventó la broma de la "puntualidad inglesa", pero los trabajadores tienen que llegar a su hora a su puesto de trabajo.
 
Si Willy Fog tuviera que llegar a la hora al café del Club donde realizó su apuesta para dar la vuelta al Mundo y lo bajaran del expreso para montarlo en un bus con dirección a Stanted, donde le dicen que su vuelo está cancelado se cortaría las pelotas, pero eso es lo que le pasaría. Y eso no es lo que sale en los dibujos animados, por lo que la cultura británica que nos llegá es errónea.
 
Además, eso de Willy Fog llegando puntual después de dar la vuelta al mundo es absurdo. Has dado la vuelta al Mundo en 80 días, lo mínimo que puedes hacer es ir al Club a la hora que mejor te venga. Es como si Cristóbal Colón llega a América y le dicen los indios, mira Colón, has descubierto América pero le dijiste a los Reyes Católicos que ibas a tardar 2 meses y has tardado 3, así que no vale. Y Colón diciendo "es verdad, soy un perdedor nato, recogeré mis carabelas y volveré a casa, espero que el Rey de Portugal tenga más suerte que yo".
 
Para añadir más leña al fuego, está la figura que yo llamo "paradójico puntual". Es esa persona que llega puntual al sitio y te echa en cara que él ha estado puntual y tú has llegado tarde, y que tú siempre llegas tarde y te hace sentir mal. Y luego, a la semana, lo ves llegando tarde a él y le dices "¿pero tú no dijiste que había que ser puntual?" y te responde "yo he llegado tarde una vez, tú muchas".

El "puntual paradójico" es como si estás en un juicio por robar un banco y el Juez está imputado por robar jamones en el Carrefour y cuando le dices; "oiga, señor Juez, que usted es un ladrón igual que yo", él te responde "sí, pero yo he robado poco, no como tú, que siempre robando". Y tú te quedas, "pues vale...".

12/12/12

El del Guindo

Cuando yo era niño mis juguetes favoritos eran los malos; esos monstruos y calaveras. Recuerdo con especial cariño los Esqueletor Warriors, que eran un conjunto de caninas, y mi favorita era sin duda la araña. ¿Con esto qué quiero decir? Pues que hay malos buenos, porque ¿qué sería de Batman sin Jack Nicholson?.
 
Para que el malo sea un buen malo tiene que tener estilo, vestir bien, tener una pose peculiar y tener claras las cosas o, al menos, tener preparación. Creo que Luis de Guindos es esa persona. Dicen que es el peor ministro de Economía en el Financial Times, pero, qué saben esos anglosajones que nos llevan queriendo hundir desde que descubrimos América.
 
Luis de Guindos es un malo bueno, deja en pañales al restro de ministrillos del señor Rajoy. Wert no tiene carisma, con esa vocecilla, esa apariencia de asesor, esas erratas continuas, vamos, que parece que a Wert lo pusieron de ministro antes de ayer y que el otro día era asesor de otra persona. De hecho, probablemente ese sea su perfil en Linkedlink. Wert: asesor de otra gente, y por supuesto sin tener ni puta idea de cultura, desde 2011 ministro.
 
La rubia, que no me acuerdo de cómo se llama, no está mal. Se expresa de manera razonablemente buena y parece que le quiso meter mano a Ryanair, aunque al final la cosa quedó en nada.
 
Que vale, que sí, que Luis de Guindos fue un Lehman Brothers y que esa empresa quebró, pero bueno, él estaba allí, dando el callo, levantándose todos los días a las 7 de la mañana. Eso hay que tenerlo en cuenta. Ah, y hablando inglés, porque vamos, cuando coge a un ministro de la UE por la chaqueta y le quiere soltar la chapa de la reforma laboral no se le escapa ni uno, y pensarán, mira, este por lo menos habla inglés y se ha duchado esta mañana y lleva una ropa que cuesta hasta 400 euros, que eso es importante, así que le voy a escuchar un ratillo a ver qué dice, que habla de política y eso a mí más o menos me interesa. Y claro, luego viene el Financial Times y nos fastidia la cosa. Maldita Isabel I, ojalá Felipe II hubiera acabado contigo.
 
Hombre, que digo yo, ya que nos han quitado la indemnización por desempleo (bueno, igual hoy te dan 20 céntimos, si te querellas...), que por lo menos lo diga por ahí, a ver si así no nos rescatan. Dejad que los ministros se acerquen al Guindo. Quién iba a decirlo ¿eh?, que la gente temiera un rescate.
 

6/12/12

Micronesia Española: España tiene islas en el Océano Pacífico

España durante en 1522 circunnavegó el Globo, atravesando el océano Pacífico. En los años posteriores fue tomando posesión de diversas islas de la región, como las Filipinas (llamadas así por Felipe II de España) o la isla de Guam.
 
En el año 1898 los Estados Unidos de América inician una guerra contra España de la que resultan victoriosos. El entonces presidente de los Estados Unidos, William McKinnley, tiene una revelación religiosa en los pasillos de la Casa Blanca que le hace ponerse de rodillas. Al parecer, el mismo Dios le dice que ahora que Filipinas no está controlada por España, tampoco se le puede ceder el control a los filipinos, y que el diseñado para gobernar esas islas es Estados Unidos.
 
En este orden de cosas, España firma con Estados Unidos el Tratado de París de 1898 donde se cedía a control americano Filipinas y Guam.
 
Tras aquello aún nos quedaban una serie de islotes repartidos por el Océano Pacífico en el Archipiélago de las Islas Marianas y el Archipiélago de las Islas Carolinas. Sin embargo, España estaba en una potente crisis económica y tuvo que venderlas a Alemania por 25 millones de pesetas en el Tratado Hispano-Alemán de 1899.

En dicho tratado, en su disposición 3ª, deja a España una serie de islas en esos dos archipiélagos, cuya soberanía sería española aún en tiempos de guerra. Estas son las islas de Guedes, Pescadores, Coroa y Ocea.

La conservación de estas islas no fue un error cartográfico, sino algo acordado. En un primer momento se pensó en que sirvieran de depósitos de carbón para la marina mercante y de guerra que hiciera travesías por el Pacífico.